Si pensabas que lo más extraño que habías comprado por internet era una máquina para hacer café o un inflable para meterte a la piscina, estabas totalmente equivocado y un hombre en Brasil nos demuestra que nunca es tarde para hacer locuras. Y como no hay mejor forma de comprobarlo acá te dejamos las siguientes imágenes:

RELATED POST