Con esto queda demostrado que no hay perros peligrosos, sino dueños peligrosos.

RELATED POST