Si crees que es suficiente con espantar a la mosca cuando se posa en tu plato, ¡estás muy equivocado! Con un solo segundo sobre tu comida basta para dejar cientos de bacterias que pueden provocarte diferentes enfermedades.

RELATED POST