El animalito se encontraba en aprietos al tener su cabeza dentro de un pequeño tarro de vidrio, por lo que prefirió arriesgarse a ser ayudado por un ser humano para sobrevivir.

RELATED POST