¿Quién no ha querido que su mascota haga las necesidades en el inodoro?

Bella es una gata que sin que nadie le enseñara, solo siguiendo el ejemplo de sus dueños, aprendió a orinar en la taza del baño.

La sorpresa llegó cuando un día apareció Bella en el baño, se subió a la taza del inodoro y cuidadosamente, como una experta, la vio orinando en el inodoro y sin salpicar una gota.

Han sido tantas las costumbres humanas que Bella ha adquirido, que ya se sienta a la mesa como cualquier otro integrante de la familia.

Si tienes dudas que esto sea cierto, te dejamos este VIDEO para que lo creas.

RELATED POST