Por naturaleza los bebés son curiosos y el de este video no es la excepción.

La cola del gato deja embobado al bebé y hace hasta lo imposible para poderla agarrar, mientras que el felino hace hasta lo imposible para evitarlo.

Haz –>CLICK ACÁ<– para ver el video

¡Ojalá los adultos nos entretuviéramos así de fácil!

RELATED POST