Una perra de raza Akita llamada Maya ha pasado dos días en la puerta de un hospital esperando a su dueña, Sandra Iniesta, de 22 años de edad, quien tuvo que ser operada de apendicitis cuando viajaba de regreso a Barcelona luego de pasar varios días en Granada, España.

La mascota se niega a abandonar la puerta del recinto a menos que sea para pasear con el padre de Iniesta. El personal del hospital decidió alimentar y suministrar agua durante varias veces al día a Maya, e incluso se ofrecieron a llevársela temporalmente a sus hogares, aunque su dueña prefiere que esté en las puertas del hospital bajo cuidado y alimentada.

El hospital dio a conocer la historia a través de su perfil en Facebook.

RELATED POST