Un turista estadounidense experimentó en su propio pellejo qué se siente siendo un cebo cuando, sin pensarlo demasiado, le dio un pedazo de comida a un sábalo.

El gigantesco animal pensó que la oferta también incluía su brazo.

RELATED POST

Comments are closed.