Un empleado judicial de Santiago del Estero, Argentina, debió ser sometido a una cirugía para extraer una tapa de desodorante del ano.

Si bien los datos del paciente se mantuvieron reservados, se supo que la tapa se le metió dentro al caerse mientras organizaba unos papeles, según él mismo explicó.

El hombre intentó sin suerte quitarse el objeto por él mismo durante mucho tiempo, hasta que finalmente decidió acudir a un hospital.

Después de realizar varios estudios y análisis los expertos determinaron dónde estaba ubicado la tapa y un grupo de cirujanos procedieron a realizar la operación.

Según reveló elliberal.com, no hubo complicaciones durante la cirugía.

RELATED POST

Comments are closed.