En noviembre, el cometa ISON, se acercará a unos 1,2 millones de kilómetros del sol, brillará más que la luna llena y esparcirá una gran cantidad de partículas sobre la Tierra, aseguró el científico ruso Lev Guindilis al portal RT.

“Estas partículas llegarán a la superficie terrestre dentro de unos meses -las más pequeñas dentro de unos cuantos años- y se podrán recoger por todo el planeta”, explicó.

El cometa,  que seguramente será uno de los más brillante en esta década, se podrá ver desde la Tierra por cualquier persona y sin necesidad de algún aparato especial.

Según los cálculos iniciales de la NASA, el núcleo del ISON tiene un diámetro de entre 4,8 y 6,4 kilómetros.

RELATED POST

Comments are closed.