Si eres feo, mejor ni vayas.

Los clientes de “Georges” un restaurante en París, sufren un curioso tipo de discriminación: sí eres feo o fea, no tendrás una mesa bien ubicada.

Según publicaron varios medios franceses, el restaurante tiene como norma que los bonitos o famosos se ubican en las mesas de adelante y los feos al fondo donde no sean tan fáciles de ver.

Conseguir una mesa junto a la venta que da hacia el museo Georges Pompidou y por ende, hacia los visitantes del centro de arte, no es un beneficio para todos.

El grupo Costes, dueño del restaurante, se rehusó hacer comentarios al respecto.

RELATED POST