Una niña rusa por poco fue agredida sexualmente por un pedófilo en la ciudad de San Petersburgo.  La increíble historia de cómo esta menor se salvó a acaparado las portadas de los distintos medios de comunicación de una de las ciudades más poblada de Rusia.

La madre de la niña de once años contó que su pequeña hija se encontraba sola paseando al perro de la familia cuando un hombre desconocido la atacó. De acuerdo a las investigaciones, el hombre la agarró por los pies y la arrastró hasta la profundidad de un bosque que estaba cerca, mientras la azotaba con un palo.

El perro de raza pitbull, al ver que su dueña estaba siendo golpeada se arrancó a mordisco el bozal de su hocico y corrió hasta donde estaba la menor para defenderla. El animal embistió al violador y lo comenzó a morder.  

Al ver que no podía liberarse del fiel canino, el atacante se fue huyendo del lugar.  

Las autoridades revelaron que se encuentran buscando al delincuente quien según la descripción de la niña es un hombre delgado, con barba negra y tiene un tatuaje en la mejilla derecha.

El incidente ocurrió alrededor de las tres de la tarde, cuando no había ni una sola alma alrededor.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST