Una pareja millonaria de aproximadamente 50 años generó polémica en Reino Unido, luego que le extrajeran la esperma a su hijo fallecido para poder tener un heredero,aprovechando las 72 horas que los espermatozoides permanecen con vida.

Para cumplir su objetivo, que iba en contra de las leyes británicas, contrataron un urólogo que se encargó de extraer, congelar y almacenar el semen durante casi 365 días, para luego enviarlo a la clínica de fecundación in vitro La Jolla, en San Diego, Estados Unidos.

Una vez llegó la muestra a ese país, el encargado de recibirla fue el médico David Smotrich, quien señaló que ha contribuido a que muchas celebridades en el mundo y hasta integrantes de la familia real, puedan concebir hijos cuando se les dificulta.

Fue este reconocido obstetra y ginecólogo quien le garantizó a la millonaria familia británica que su nieto nacería varón, en colaboración con una donante americana de óvulos y otra persona que ejerció como vientre de alquiler. El bebé finalmente nació en 2015 y en estos momentos vive con su familia en las islas británicas.

“La pareja inglesa perdió a su hijo bajo trágicas circunstancias y querían desesperadamente tener una descendencia a través de un nieto. Fue un privilegio poder ayudarles“, dijo el doctor Smotrich a The Mail on Sunday.

De igual modo, Smotrich aseguró que este tipo de procedimientos utilizando semen post mortem, solo los ha hecho unas cinco veces. Además, reveló que la familia del joven fallecido fue quien escogió a la persona que querían como donante de óvulos y madre de alquiler, teniendo en cuenta el perfil de la mujer con la que a ellos les hubiera gustado que su hijo se casara, evaluando físico, intelecto y nivel educativo.

“No estoy aquí para juzgar quién debe ser padre y quién no. Por lo que me han contado, él quería tener hijos y yo estoy contento de poder darle un final feliz a una trágica historia“, agregó el galeno.

El costo estimado del procedimiento está alrededor de 130.424 dólares, lo que significaría unos 400 millones de pesos colombianos. 

Teniendo en cuenta que dicho procedimiento fue ilegal de acuerdo con las leyes británicas, todas las partes implicadas podrían pagar cárcel, incluido el médico David Smotrich. Aunque el caso se conoció después de tres años, en Reino Unido existe el debate en el que se cuestiona si la millonaria familia hizo lo correcto con la esperma de su hijo fallecido.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST