Las mascotas son indudablemente una de las mejores compañías del hombre, son amigables, amorosas y leales; tres características que lo seres humanos han perdido mucho en estos tiempos. Sin embargo, por más que queramos mimarlas con caricias y besos, y por más que ellas nos quieran corresponder ese amor con lamidas, lo mejor que podemos hacer es evitarlo.

Hace un par de semanas la actriz mexicana Aislinn Derbez, hija del conocido actor Eugenio Derbez, generó polémica después de que subiera un video en el que se veía como su pequeño perro lamía los brazos de su hija Kailani, de apenas seis meses de edad. Ella respondió a las críticas argumentando que dejaba que este tipo de cosas sucedieran para que su bebé desarrollara defensas. Sin embargo, esto podría no ser tan bueno.

Por más cariño que haya entre su mascota y usted, no es recomendable dejarse lamer, especialmente zonas vulnerables como el rostro. En diálogo con RCN Radio, la veterinaria Daniela Peñaranda explicó que los niños, adultos mayores y las personas inmunosuprimidas, son quienes más deben cuidarse.

“Normalmente los perros y gatos acumulan bacterias de diferentes tipos en su boca… Además, como sus dientes no son cepillados diariamente, la flora bacteriana es muy alta, por este motivo, cuando muerden a otro animal o a un ser humano, la herida por lo general se infecta”, comenta la experta.

Agrega que son varias las enfermedades que se pueden transferir si no hay una higiene adecuada. Entre ellas menciona las zoonóticas, que se pueden transmitir de animales a personas por medio de bacterias, hongos o parásitos. Algunos de sus síntomas son fiebre, diarrea y dolor muscular. Otra enfermedad es la leptospirosis, transmitida a través del contacto con la orina de un animal infectado.

También se es vulnerable a la giardia, un parásito que se transfiere por las heces de un animal infectado. Sus síntomas incluyen diarrea, náuseas y dolor abdominal. “Por lo general estas enfermedades se pueden transmitir por contacto con cualquier tipo de secreción. Cuando nos lamen la boca, si tenemos alguna herida abierta, esos se convierte en la entrada de muchas bacterias”, expresa Peñaranda.

Para evitar una situación como estas, lo más aconsejable es siempre lavar muy bien las manos o la zona donde lo haya lamido su mascota. No compartir cubiertos o platos (no faltará quién lo haga), mantenerles las uñas cortas, no dejarlos subir al comedor o entrar a la cocina.

“Hay que limpiarles los dientes por lo menos tres veces por semana, lo pueden hacer con una gasa sin necesidad de humedecer, la enrollan en el dedo y se la pasan como haciendo un masaje sobre las encías. También pueden usar otros productos del mercado, los cuales son precisamente para la limpieza bucal de las mascotas”, concluye la experta.

Todo esto no quiere decir que tiene que dejar de mimar a su mascota, solo tiene que hacerlo de una manera higiénica.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST