En Brasil, un niño de 8 años, en plena autopista de Río de Janeiro, decidió dar un paseo en su triciclo como si fuera un parque diseñado para él. El menor descendía una y otra vez mientras los carros pasaban a su lado a gran velocidad.

RELATED POST