El hecho tuvo lugar en Pakistán.

El peligroso truco pudo haber terminado en tragedia, de no haber sido por la puntería del menor.

En las imágenes se puede apreciar la tranquilidad con la que el menor empuña el rifle, apunta sobre la lata que estaba en la cabeza de otro niño, y dispara.

RELATED POST