El sexo es un placer universal, tan antiguo como el hombre mismo. Disfrutar del acto sexual es como disfrutar de una buena copa de vino, es necesario degustar todas sus fases: visual, olfativa y gustativa. Poner a prueba todos los sentidos para entender que el placer del sexo no solo se resume en la penetración. Sin embargo, por el afán de un orgasmo, por inexperiencia, por rutina o hasta por pereza, hay quienes se olvidan de hacer una buena ‘previa’ y calentar todos los motores para intensificar las sensaciones del coito. 

Los masajes eróticos, por ejemplo, son grandes aliados para empezar una noche de puro placer. Ayudan al descubrimiento de nuevas sensaciones, a la relajación del cuerpo y por supuesto, a subir el nivel de la excitación. En un juego de respiraciones, soplos, presiones y roces con la yema de los dedos, las uñas, el pelo, los senos e incluso, con la ayuda de objetos como plumas y aceites, los masajes eróticos se convierten en la ‘previa’ por excelencia.

Lea también: ¿Sabe usted qué es la depresión vaginal y qué tan grave puede ser?

En diálogo con RCN Radio, la sex coach Monica Patricia Solano, fundadora y directora de Consexuarte, recomendó algunos masajes ideales para subir la temperatura. “Con cosas como estas se busca la relajación total del cuerpo, y al estar el hombre o la mujer en un estado de tranquilidad, todo lo que se haga durante el sexo será mucho más placentero porque el cuerpo está dispuesto o preparado para recibir… Necesariamente no hay que estar desnudo al comienzo, uno se puede irse desnudando paulatinamente a medida que el masaje entra en calor y la pareja está en total entrega”.

La experta menciona entonces que lo ideal es empezar por la cabeza o por los pies, y combinar diferentes presiones a medida que se va haciendo el masaje. Es aconsejable ejercer  una fuerte presión en el cuello y a medida que se va bajando por la espalda, usar la punta de los dedos para estimular toda la zona hasta los glúteos. En la parte interior de los brazos, se recomienda masajear con fuerza y usar toda la palma para comprimir partes como los  bíceps;  y después con la punta de los dedos se roza la zona. El secreto radica en la combinación perfecta de presión y roces.

Lea también: Fractura de pene: causas, síntomas y tratamiento

“Los genitales apenas si se rozan, aunque se pueden soplar un poco y posteriormente bajar hacia los pies. Ahí se hace un masaje que se puede combinar con la boca para succionar los dedos, para quienes disfruten de esta sensación. Por otro lado, es necesario tocar los pies con fuerza para evitar molestia en las personas que son ‘cosquillosas’. Luego se sube por las piernas haciendo presión con la mano completa hasta llegar nuevamente a la zona genital y rozar con los dedos”, expresa Monica Patricia Solano.

Para inyectarle un poco más de erotismo a la situación, la mujer puede aplicar aceite (preferiblemente de composición en agua para no irritar)  entre sus piernas y también en la vagina. Ubica a su pareja bocabajo y empieza a frotarse de abajo hacia arriba pasando por los glúteos. Estos movimientos se repiten poniendo a la persona bocarriba. “La idea es que el masaje se haga suave y muy despacio, pues es una de las prácticas más deliciosas para el preámbulo”.

Lea también: Dieta sexual, ¿la mejor forma para bajar de peso?

Solano agrega que si la persona está dispuesta a ir un poco más allá de la exploración, “puede estimular la vagina de la mujer usando solamente las manos humectadas con suficiente aceite. A medida que toca los genitales, con la otra mano va estimulando los pezones con apretones o con roces suaves con la punta de los dedos en la aureola. También puede hacer cierta presión en el cuello de su pareja, mientras toca los genitales por dentro. Igualmente la mujer puede hacer este tipo de roces suaves por el costado del estómago del hombre mientras coge con fuerza el pene. Por otro lado, puede estimular con su lengua los testículos a la vez que masajea el miembro viril”.

En este orden de ideas, la sex coach concluye que un masaje erótico puede terminar en el tacto directo de los genitales, ayudándose del sexo oral. Agrega que es importante que esto no se vuelva rutinario, hacerlo de vez en cuando para sorprender y siempre con la creatividad disponible.

Lea también: Sonambulismo sexual: ¿es posible iniciar relación sexual mientras se duerme?

“Existen muchas clases de masajes eróticos, pero lo importante es concentrarse en el placer propio y en el de la otra persona. Lo importante es relajarse y recibir los masajes con total tranquilidad, esto abre la posibilidad de conocer el cuerpo, de explorar las zonas erógenas y aprender a estimularlas de maneras diferentes, de acuerdo con lo indicado por la pareja. Es importante escuchar y comunicarse durante el masaje”.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST