María Fernanda Cabal, sin duda, es una de las figuras más controversiales del uribismo.

En 2014 fue elegida representante a la Cámara por Bogotá, con el aval del Centro Democrático.

De ella se sabía poco, salvo que su esposo es José Félix Lafaurie, presidente de Fedegan (Federación Colombiana de Ganaderos).

Después de la muerte de Gabriel García Márquez, en abril de 2014, la entonces representante electa levantó una fuerte polémica por decir que el escritor estaría pronto en el infierno con Fidel Castro. 

Desde ese momento se supo que Cabal se convertiría en una de las voces más controversiales del uribismo.

La congresista, incluso, ha sostenido la tesis de que la Masacre de las Bananeras no ocurrió y que en realidad fue una “confrontación armada”.

Cabal, este año, decidió dar el salto al Senado. Obtuvo 37.905 votos y aseguró su curul para el periodo 2018-2022, en parte gracias a los más de 800.000 conseguidos por Álvaro Uribe en la lista del Centro Democrático.

Estrenó su nuevo puesto como congresista el pasado viernes 20 de julio. Aprovechó su primer día como senadora para criticar las diez curules que la Farc consiguió por el acuerdo de paz.

Pero este fin de semana decidió darse un descanso. Y lo demostró en Facebook con dos fotos suyas en las que aparece luciendo un bikini rojo.

Recargando energías“, escribió la senadora.

Las fotos tienen más de 4.000 ‘me gusta y en total unas 6.500 reacciones. Varios de sus seguidores se regaron en elogios hacia ella:  “Cualquier quinceañera envidiaría ese cuerpo escultural que tienes, mujer“, comentó uno de ellos.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST