Un ciudadano turco de 55 años se enfrenta a una petición de cinco años de cárcel por haber llamado más de 45.000 veces a la línea de emergencias de la Policía porque, aseguró, no tenía con quien hablar, señalan hoy medios locales.

“Me divorcié hace dos años. Bebía. Y no tenía con quién hablar, así que llamé a la Policía“, ha declarado el acusado en respuesta a la Fiscalía, que lo acusa de intentar “evitar que un funcionario público cumpla con su deber” al ocupar la línea de emergencia.

La acusación pide cinco años de cárcel, según informa este lunes el diario Sabah.

El acusado, residente en la ciudad de Estambul, llamó 45.210 veces a la Policía entre el 15 de mayo de 2017 y el 15 de mayo de 2018 sin interponer en ninguna de las llamadas un queja o denuncia.

Fuente EFE

RELATED POST