Las canciones y rondas infantiles han hecho parte de la infancia de las personas que, aún en su adultez, recuerdan las letras de estas tiernas melodías que fueron usadas como compañía, juego y hasta para enseñanza.

Canciones como Los pollitos, Sol solecito, Las tablas de multiplicar, La mariposa y Arroz con leche son algunas de esas recordadas rondas infantiles de todos los tiempos, sin embargo, en la actualidad han surgido distintos puntos de vista frente al contenido de las mismas, considerando que algunas tienen letras machistas.

A través de redes sociales se ha evidenciado la inquietud de algunas personas que consideran que, especialmente, la letra de la canción ‘Arroz con leche’ contiene un mensaje machista, pues al cantar “me quiero casar con una señorita de la capital, que sepa coser que sepa bordar…” se le estaría enseñando al niño desde corta edad el prototipo de mujer que debe buscar.

Por esta razón una nueva propuesta ha tomado fuerza en redes sociales y es ajustar la letra de esta canción destacando las cualidades de la mujer.

Algunos docentes consultados sobre este tema expresaron opiniones opuestas frente al posible contenido machista de la canción.

“Es machista porque desde pequeños a los niños se les está inculcando buscar pareja para casarse con alguien que se destaque por hacer labores domésticas“, expresó la docente María Garzón.

La docente de bachillerato Patricia Toro  manifestó que aunque le parece positiva la nueva letra “también es exagerada la medida de cambiar una canción que por años ha sido utilizada para entretener y divertir niños”.

“Creo que mientras no le despertemos a los niños esa idea de que lo que dice la canción se va a seguir al pie de la letra, ellos no lo tomarán así y no le verán nada machista a lo largo de su vida”, agregó.

Varios maestros que tienen a su cargo niños menores de ocho años coincidieron en que sí es una canción con contenido machista, pero  justificaron el por qué de su letra.

La profesora de primaria  Claudia García manifestó que la letra “es acorde a la época porque que fue creada hace muchos años en los que esa era la cultura, el hombre trabajaba mientras la esposa cocinaba, cosía y se dedicaba a labores domésticas”.

“Ese era el juego de roles de la época y por eso la canción o ronda infantil divertía a los niños mientras la cantaban y actuaban como sus padres, así como describe la canción, pero por eso ahora se propone una nueva letra, porque los roles ya cambiaron en la sociedad”, explicó la docente de preescolar Ana Ruth.

Activistas defienden el cambio 

Al consultar las letras de las canciones infantiles con activistas de género, expresaron estar totalmente en contra de su contenido, pues aseguran que dejan mensajes errados a los niños y niñas sobre el papel de la mujer en la sociedad.

Ana María Parra, de la Escuela de Género, DD.HH. y Nuevas Masculinidades “Bertina Calderón Arias”, de la CUT Bogotá, dijo que la crítica no va únicamente a las canciones infantiles sino a todos los roles que históricamente se le han enseñado a los niños y niñas desde la educación preescolar.

En un análisis a la letra de la canción, Ana María hace unas aclaraciones al contenido machista y sexista de la misma. En una parte de la canción se dice “casarme con una señorita de la capital”, sobre lo que la activista hace énfasis en tres puntos.

“Imponen estereotipos, perpetúan esos roles que se han asignado en la sociedad ¿Por qué se tiene que especificar que con quien se va a casar es mujer? Además, se especifica que tiene que ser señorita, negando la posibilidad de que esa persona haya ejercido sus derechos sexuales reproductivos“, explica.

Resalta el punto en el que la canción especifica que la señorita es “de la capital”. “Cuando se dice que sea de la capital ya se habla de desvinculación de territorio. Si la persona no es de la capital, no es digna de tener pareja”.

En otra parte de la canción Ana María Parra expresa que se continúa con el concepto de que sólo las mujeres pueden cocinar, al tiempo hace una reflexión sobre la parte que indica “que sepa abrir la puerta para ir a jugar” señalando que lo que se infiere en la sociedad machista es que la “señorita” mencionada en la canción debe estar dispuesta a abrir las puertas a la libertad de su pareja “para salir a jugar”- como dice la canción- mientras ella se queda haciendo los oficios de la casa.

Poniendo como ejemplo esta canción Ana María hace una reflexión a continuar en la iniciativa de movimientos de padres y madres de familia por romper los estereotipos de género en los que la mujer es vista como un objeto que no va más allá de realizar labores domésticas.

“Si desde pequeños a los niños y niñas les demostramos que existen otras maneras de ser mujer u hombre logramos la igualdad de derechos”, aseguró.

Agregó que “los movimientos feministas lo que queremos es que las mujeres tengamos los mismos derechos que los hombres en todo el sentido, algo que se constituye desde pequeño, en el hogar y en la educación”.

Por su parte Sandra Navarro, periodista con enfoque social y de género expresó que lo que está pasando con este tipo de canciones es un ejemplo de que “el machismo se aprende de manera ‘sutil’ e ‘inocente’”.

Expresó que estas letras están enseñándole a los niños y niñas comportarse ante la sociedad. “Cuando se les dice a los niños desde pequeños, cosas como que “los hombres no lloran”, se les está diciendo que ser hombre es sinónimo de ser rudo, valiente, indiferente, fuerte, agresivo, es decir, nos dicen cómo ser como mujeres y hombres, pero realmente hay diferentes formas de ser, como seres que somos”.

Para Sandra Navarro, la canción de Arroz con leche ha mantenido el estereotipo de la feminización de las labores domésticas o la maternidad obligatoria”.

Insistió en que más allá del cambio de la letra hay que trabajar en la transformación “de ese tipo de frases o mitos que han hecho que perduren las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres, y que con el desarrollo se convierten en la base de las violencias de género.

Letra modificada

Tras la polémica desatada por el contenido de la canción, esta es la nueva letras que circula en redes sociales sobre ‘Arroz con leche’.

“Arroz con leche yo quiero encontrar a una compañera que quiera soñar, que crea en sí misma y vaya a luchar a conquistar sus sueños de más libertad. Valiente sí, sumisa no. ¡Feliz, alegre y fuerte la quiero yo!”.

Fuente RCN Radio

RELATED POST