Isla-Rose Heasman, una bebé nacida hace 12 días en Inglaterra tuvo que ser llevada al odontólogo para que le extrajeran un diente. El curioso hecho se presentó en la ciudad de Plymouth, condado de Devon, en el sudoeste de Inglaterra.​​

La pequeña fue atendida en el Centro de Acceso Dental Seven Trees donde aseguraron que Isla-Rose Heasman es “la paciente más joven” que han atendido, mientras su madre dijo que “nunca esperó” que sometieran a su hija a una extracción siendo tan pequeña.

Desde el centro hospitalario también indicaron que la bebé no pudo ser anestesiada por ser tan pequeña, por lo que fue necesario aplicarle un ungüento para entumecer su encía. 

“Tuvieron que extraerle el diente porque estaba flojo y se mostró más valiente que yo, realmente ni siquiera lloró. Yo tuve que salir de la sala llorando porque no pude soportar ver a mi princesa dolorida (…) Ahora se ve rara sin su diente“, dijo Jasmin, madre de la bebé, en entrevista con la BBC.

Entre tanto, la Asociación Dental Británica (BDA) señaló que normalmente  uno de cada 2.000 bebés nacen con un diente natal aunque poco resistentes, dado a que sus raíces no se han desarrollado en tu totalidad.

Damien Walmsley, asesor científico de la BDA, calificó este tipo de casos como extremadamente raros.

“El trastorno puede causar problemas durante la lactancia, como úlceras en la lengua del bebé, y existe el riesgo de que el niño “inhale” el diente flojo y entre a sus pulmones“, manifestó Walmsley al medio mencionado anteriormente.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST