Las mujeres cristianas que han ofrecido su virginidad de por vida a Cristo, han expresado conmoción ante un documento que el Vaticano emitió en el que sugiere que la virginidad literal no es un requisito previo para su consagración.

Las nuevas instrucciones del Vaticano sobre la virginidad consagrada se publicaron a principios de este mes después de varias solicitudes hecha por obispos que informaban que un número cada vez mayor de mujeres eran llamadas a la vocación. 

Las ‘novias de Cristo’ o las ‘vírgenes consagradas’ son mujeres solteras que ofrecen su virginidad física como un regalo a Jesús, y dedican su tiempo a penitencia, obras de misericordia y oración, pero a diferencia de las monjas, ellas no viven en comunidades cerradas ni visten ropas especiales. La mayoría de estas mujeres tienen trabajos y satisfacen sus necesidades.

Pero la cláusula que ha sorprendido a algunos dice que la virginidad real no es esencial para que una mujer se convierta en una virgen consagrada. “El llamado a dar testimonio del amor virginal por Cristo no se reduce al símbolo de la integridad física.  Así que haber mantenido su cuerpo en perfecta continencia o haber practicado la virtud de la castidad de manera ejemplar, no son requisitos esenciales para la admisión a la consagración“.

La Asociación de vírgenes consagradas de los Estados Unidos aseguró que fue impactante escuchar a la Madre Iglesia decir que la virginidad física ya no se considera un requisito previo esencial para la consagración a una vida de virginidad.

“Toda la tradición de la Iglesia ha sostenido firmemente que una mujer debe haber recibido el don de la virginidad, es decir, material y formal (física y espiritual), para recibir la consagración de las vírgenes”.

Fuente: Sistema Integrado Digital

RELATED POST