Rich Ferguson, mago callejero, sorprende a los viandantes con esta broma propia de la época de Halloween, uno de los arquetipos más identificables del imaginario terrorífico.

RELATED POST