Un extraño momento se vivió esta semana cuando un jugador del equipo de beisbol los Fargo-Moorhead RedHawks, Brennan Metzger, reaccionó de una insólita manera cuando el árbitro del juego que se disputaban ante Chicago Dogs, lo sacó del estadio.

El partido estaba empatado a tres y en la parte baja de la séptima entrada es cuando Metzger comenzó a insultar al árbitro Mike Jarboe por un fallo que no le gustó. El jardinero enfureció tanto que intentó agredir físicamente a Jarboe, sin embargo, el manager de su equipo evitó que el enfrentamiento terminara de la peor manera.

Lo que nadie se imaginó era lo que haría Brennan al ser expulsado. El mismo jugador aseguró que cuando iba caminando hacia el dugout pensaba que para el árbitro él era solo basura, por lo que sin analizar mucho agarró un bote de basura grande que estaba ubicado allí, regresó al campo de juego y lo plantó con rabia detrás del home.  

Después de que el episodio se viralizara en las redes sociales, el pelotero se dirigió a los distintos medios de comunicación deportivas para pedir disculpas por su actitud. “Me siento muy mal por todos los niños que estaban en las gradas y presenciaron mi erróneo comportamiento. Les pido disculpas”.

“Supongo que a todos les ha encantado”, expresó Metzger. “Algunos dijeron que fue una de las cosas más divertidas que han visto en mucho tiempo. Al menos esa situación negativa trajo algo de risas”.

Los RedHawks publicaron en su cuenta en Instagram una imagen del recipiente rojo de basura con el jocoso comentario: “Tengan la seguridad de que el basurero está bien”.

Rest assured, the garbage can is just fine.

Una publicación compartida por Fargo-Moorhead RedHawks (@fmredhawks) el

RELATED POST