Un abogado de Kenia, llamado Dola Indidis se encuentra trabajando para conseguir que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya revoque la sentencia de muerte a la que condenaron a Jesucristo hace ahora casi 2.000 años.

Los demandados, son por una parte, el Gobierno y los líderes religiosos del tiempo de Jesús, tales como el Emperador romano Tiberio, el rey Herodes, el gobernador de Judea, Poncio Pilato, el sacerdote judío con los ancianos y maestros de la justicia. Por otra parte, también sitúa entre los acusados a los gobiernos de Italia e Israel por sus leyes heredadas del Imperio Romano.

“Presenté el caso porque es mi deber defender la dignidad de Jesús y por eso acudo a La Haya para buscar justicia para el hombre de Nazaret”, ha declarado el abogado Indidis.

“Su persecución, selectiva y maliciosa, violó sus derechos fundamentales, pero además las autoridades cometieron un abuso de autoridad. Todo esto, además, agravado por los prejuicios existentes hacia su persona y que pudieron influir en el juicio”.

En el año 2007, Indidis ya intentó presentar el caso ante los tribunales de Justicia de su país, que se negaron a escucharlo alegando “falta de jurisdicción”. Ahora, la duda está en si la demanda será aceptada por La Corte Internacional de Justicia, que resuelve pleitos entre estados.

Pero eso no parece detener al abogado en su intento de hacer justicia para Jesucristo, y para ello recibe donaciones a través de su página de Facebook. En la imagen podemos ver una carta dirigida a sus seguidores fechada en 2011, cuando decidió emprender su hazaña ante los tribunales de La Haya. “Juntos podemos ganar; sí se puede”, escribía a sus amistades.

RELATED POST

Comments are closed.