Nairo Quintana demostró una vez más que además de ser un gran ciclista, tiene un gran corazón.

Durante la etapa 13 de La Vuelta a España, que estuvo marcada por la tranquilidad, el pedalista colombiano decidió regalarle a un niño que estaba a un costado de la vía una de las caramañolas con las que cuentan los ciclistas para hidratarse durante el recorrido.

Así quedó registrado el momento:

RELATED POST