Sheila Eubank, una mujer estadounidense de 48 años, fingió estar secuestrada para tomarse un descansito y no ir a trabajar.

La mujer aseguró que fue secuestrada por un grupo de hombres que se dedicaban al tráfico de drogas. El supuesto plagio ocurrió cuando la mujer salió de un cajero automático y fue interceptada por unos sujetos, quienes la retuvieron por 12 horas, informó The Daily Mail.

La mujer llamó a la policía para darle realismo a su ‘secuestro’. Los efectivos la encontraron tirada en el piso con las manos atadas, pero en buen estado de salud.

Cuando la mujer hizo su declaración cayó en contradicciones; además, las grabaciones de las cámaras de seguridad mostraron indicios de que había mentido.

Finalmente, Sheila Eubank aceptó que había inventado todo porque quería tener un día libre y, además, conseguir un poco de atención mediática.

RELATED POST