Malan, de tres años, y su hermana Kayla, de uno, tienen como “a sus mejores amigos” a dos guepardos mortales, quienes los acompañan durante todo el día en su jornada de actividades en Sudáfrica.

Estos hermanos han creado un vínculo extraordinario con los felinos, puesto que la familia crió a estos cuadrúpedos desde que nacieron.

Wakuu y Skyla, los guepardos, a menudo juegan con los niños y “salen de paseo” en el mini jeep de la familia.

Con información de noticias24.com

RELATED POST