La NASA es el organismo especializado en tecnologías para desviar objetos que potencialmente podrían impactar en la Tierra. Sin embargo, su administrador, Charles Bolden, aconsejó que ante los posibles impactos de meteoritos sobre el planeta solo queda “rezar”.

Ante una situación de emergencia, en la que un meteorito gigante se dirija a la ciudad de Nueva York, las directivas se limitan a que los ciudadanos “recen”. Esto es lo que cualquier ciudad o país podrá hacer en la actualidad ante la amenaza de un impacto de meteoritos desconocidos, advirtió Bolden en una audiencia ante legisladores del Comité de Ciencias de la Cámara de Representantes.

A pesar de que un 95 % de los objetos de mayor tamaño (más de un kilómetro de diámetro) que orbitan cerca de la Tierra están siendo monitoreados por la NASA, el asesor de ciencias de la Casa Blanca John Holdren advirtió que un asteroide de este tamaño “podría de forma plausible terminar con la civilización”. Pero cerca de un 10 por ciento de un total estimado de 10.000 posibles asteroides “mata ciudades” agregó Holdren.

Alrededor de 1.500 personas resultaron heridas en Rusia tras el estallido de un esteroide sobre Cheliábinsk el 15 de febrero pasado. Se estima habría medido 17 metros de diámetro, éste generó daños en edificios y rompió vidrios y ventanas.

RELATED POST