El hombre identificado como Barcellos Bruno de Sousa, es un pescador de 34 años que se disparó con un arpón accidentalmente en el rostro. El arpón le atravesó el cráneo y milagrosamente sobrevivió; la cirugía para extraerle el objeto tardó cuatro horas.

RELATED POST