Un gorila de un zoológico de Estados Unidos, le dio una lección a un grupo de niños que visitaba las instalaciones, luego que ellos imitaran sus movimientos.

Los pequeños se pasaron varios minutos molestando al primate al cual le hacían gestos y se reían de él, hasta que en un momento no lo pudo soportar más y apoyo sus dos manos contra el vidrio que los separaba, asustando a todos los chicos.

RELATED POST