Este hombre quiso demostrar que podía ser tan rápido como el Metro de París. La prueba era la siguiente: El hombre se bajaría del vagón, saldría a la calle y correría hasta la siguiente parada para volver a subirse al mismo tren. Todo está grabado con varias cámaras para verlo todo al detalle.

RELATED POST