Las casas más caras del mundo pertenecen a un indio, un ruso y un estadounidense y están valoradas entre 190 y 770 millones de euros.

RELATED POST