Un japonés inventó un súper dispositivo para que los usuarios de transporte público puedan dormir tranquilos y despertarse en el lugar donde se tienen que bajar.

El estrambótico aparato no funciona por sí solo, para ser efectivo requiere de la ayuda de los demás viajeros. El aparato consiste en una suerte de antifaz , digno de una película de Volver al futuro, que anuncia en un visor el nombre de la estación donde el viajero planea bajarse. La idea, es que el resto de los presentes en el subte, colectivo o tren, lean el cartel y despierten al dormido.

El inventor probó su invento por sí mismo y grabó la experiencia:

En la pantalla dice “Yo voy a bajar en la estación de Ikebukuro”. Lamentablemente, no funcionó porque nadie le despertó. Quizá en un ambiente más amigable como en Latinoamérica, el aparato tenga más suerte.

Tomado de: diarioveloz.com

RELATED POST

Comments are closed.