Muin Bachonaev, es un ruso de once años ha cautivado los medios de su país por la rara ‘condición’ que tiene desde que nació.

Muin originario de Moscú, cuenta que cuando su madre lo dio a luz, todos en el hospital sabían de él porque sus pestañas lograban rozar sus pequeños labios.  

Bachonaev aseguró al medio inglés Deccan Chronicle, que su vida es normal y que se siente completamente cómodo con sus extraordinarias pestañas. “Vivo como cualquiera. No hay necesidad de tener especial cuidado en mis pestañas. Me siento cómodo con ellas y no tengo ninguna dificultad”, aseguró el niño.

El pequeño ingresó a un libro de récord rusos por tener las pestañas más largas de su país al medirle casi cuatro centímetros.  

A Muin le encanta jugar al fútbol y sueña con convertirse en un gran jugador cuando crezca. Su padre, Zaidullo Bachonaev, de 45 años, afirmó con orgullo que su hijo siempre es una sensación a donde va. “Cuando Muin sale a la calle, todo el mundo lo ve y le presta atención. Lo bueno es que él lo acepta y disfruta el momento”.

Zaidullo aseguró que cuando su hijo nació, lo llevaron a distintos médicos para saber qué ocurría, pero todos coincidían en que el niño estaba saludable. “Los expertos nos dijeron que el gen responsable del crecimiento de las pestañas puede verse influenciado por los medicamentos que toma una mujer durante el embarazo”.

Fuente Sistema Integrado Digital

 

RELATED POST