Después de cinco años la sonda Juno de la NASA impulsada por energía solar, llegó a Júpiter, el planeta más grande del sistema solar, al que dará 37 vueltas antes de incorporarse al planeta para explorar qué podría haber en su interior.

La sonda fue lanzada el pasado 5 de agosto de 2011 y mide lo de una cancha de baloncesto, es una nave no operada que tendrá como principal función tomar fotos con una resolución que jamás se ha visto del planeta gigante.

Juno se va a acercar a las nubes superiores del planeta cada 14 días hasta culminar la misión en febrero de 2018.

(MIRE TAMBIÉN: Así es el medallón “satánico” que Quico nunca se quita)

Este proyecto se ha convertido en uno de los más ambiciosos en Júpiter desde Galileo, una nave que entró en orbita en 1995 y permaneció ocho años en operación. Esto permitió descubrir que el planeta gigante tiene vientos fuertes y que sus anillos se formaron a partir de partículas de polvo de las lunas del planeta.

Finalmente, la nave identificará cuánta agua tiene la atmósfera de Júpiter lo que estudia la formación del planeta y estudia las teorías de la formación de Júpiter.

RELATED POST