Jillian Thomas, una niña de 8 años, fue mordida por un delfín en un parque acuático en Orlando, Florida, cuando daba de comer al animal. Después del mordisco, la mano izquierda de la pequeña estaba hinchada y presentaba tres heridas punzantes.

RELATED POST

Comments are closed.