En un zoologíco de Asia un hipopótamo disfurta de uno de los placeres de la vida. Comer. Pero para él no hay nada mejor que disfrutar de las sandias que le arroja uno de los entrenadores del lugar.

(MIRE TAMBIÉN: Estos ladrones rompen record y roban un cajero en 59 segundos)

Cómo si se tratara de dulces o de una menta este animal no tiene ningún problema en digerir el alimento en cuestión de segundos. Un espectacúlo digno de mirar y para ello el siguiente video.

RELATED POST