Una pareja descubrió al pequeño dentro del auto con un cartel que decía “Mi mamá está de compras, llámenla si necesito algo”. Rápidamente ante la desagradable sorpresa alrededor del auto se fue juntando gente que no podía creer lo que veía.

“Esperamos un rato, preguntándonos si la madre había entrado a comprar sólo por unos segundos y volvía”, relató el hombre que junto a su mujer había salido del supermercado ubicado en Porirua, Nueva Zelanda.

Esta imagen circuló por las redes sociales, los neozelandeses se indignaron y no es para menos, incluso una organización social, National Safe Kids, pidió que la madre sea castigada por haber abandonado a su hijo en el automóvil.

A pesar de la conmoción, como nadie realizó una denuncia la despreocupada madre no podrá ser procesada.

RELATED POST

Comments are closed.