Un misterioso caso está sucediendo en Inglaterra.

Desde hace 80 años, una antigua estatua egipcia de Neb Sanu que se remonta a 1800 AC,  y que fue encontrada en la tumba de una momia, se exhibe en el Museo de Manchester, sin embargo hace unas semanas, empezó a tener “vida propia”

La estatua se mueve en círculos sin que nadie la toque.

Uno de los vigilantes del museo se asombró al ver que la dejaba de una forma y al siguiente día la encontraba de otra, razón por la que decidió crear un time-lapse para ver qué era lo que pasaba.

Según el profesor Brian Cox, profesor de física en la universidad de Manchester, explicó al Manchester Evening News que eso se debe a “la fricción diferencial, donde dos superficies – la piedra de la estatuilla y el estante de cristal”, sin embargo, el conservador del museo, el egiptólogo Campbell Price, aseguró que podría ser una maldición egipcia.

Por el momento y mientras se encuentra el verdadero motivo, les dejamos el video

RELATED POST