En Melbourne, Australia, una camioneta se estrelló contra un restaurante llevándose por delante a un grupo de personas que estaban comiendo.

El conductor, en estado de embriaguez, atravesó la pared con su carro como en una película. Aunque parezca increíble ninguna persona resultó herida.

RELATED POST