Una historia de no creer.

Nicole Easton, una niña común y corriente, pasaba la tarde en casa de un amigo y no se le ocurrió otra cosa que lanzarse a la piscina desde el techo de la casa. La amiga cayó en el agua, pero Nicole no tuvo la misma suerte, cayó en el suelo y se rompió los dos pies, según cuenta el portal mibrujula.com.

Carrie Yunker, madre de la joven, publicó el vídeo del momento en YouTube y abrió una página en “Go Found Me” para pedir ayuda económica para pagar el tratamiento de su hija (no tenía seguro médico en ese momento). En total la madre pide de ayuda 4.200 dólares.

Ahora Nicole está en una silla de ruedas y los médicos han dicho que el tiempo de recuperación está entre 6 meses y un año. Este es el vídeo del momento del accidente.

RELATED POST

Comments are closed.