Una peligrosa práctica está de moda en Europa. Jóvenes suben a lo alto de un edificio y se lanzan a una piscina. El denominado ‘balconing’ ya ha cobrado la vida de varias personas.

RELATED POST