Hablar de estudio es también hablar de disciplina y de ese dicho popular que dice: “la carrera la hace uno mismo”. Mil veces les escuchará eso a los papás, los tíos, los abuelos, y en general a toda la descendencia que ha vivido mucho más que uno y saben lo que realmente significa. Claro, eso también pasará cuando se adquiera conciencia y se aproveche realmente la vida académica y laboral.

Para hacerlo bien desde el inicio es importante aprender sobre disciplina pero más que eso, pensar en el esfuerzo que implica estudiar: costos, tiempo, etc., y en las ventajas que tiene hacerlo a conciencia. De acuerdo con el Consejo Colombiano de Seguridad, “la televisión, el computador, los videojuegos, la pereza, los malos hábitos alimenticios y en general, el sedentarismo, se han extendido en nuestra sociedad como un pulpo que despliega sus tentáculos y que, con el pasar de los años, ha llegado a provocar graves problemas de salud pública”.

El sedentarismo se ha convertido en una epidemia mundial no sólo física sino mental. A veces la tecnología nos hace perezosos y preferimos ver las películas en lugar de leer los libros, hacer los trabajos a partir de resúmenes de Internet, hacer tareas sin mayor esfuerzo para que haya tiempo de ver televisión, pasar un rato frente al computador o en algún videojuego.

Dedicar el tiempo necesario a lo que se debe estudiar abre las puertas de grandes compañías e incluso da luces para pensar en ideas que generen empresa. Si bien hay que disfrutar la vida universitaria también hay que aprovecharla para que haya un buen futuro profesional:

– La idea es tenerlo claro desde el inicio y buscar opciones de trabajo, idealmente en el área de interés, aun siendo estudiante (5 semestre es un buen momento).

– Hacer parte de grupos estudiantiles, de responsabilidad social, etc., todo esto será la primera carta de presentación al mundo laboral.

– Tomar enserio las lecturas, a futuro pueden ayudar.

– Involucrarse en los proyectos de clase y trabajarlos como si fuesen reales.

RELATED POST