Hay una sensación especial que vivimos los seres humanos luego de mucho esfuerzo. Es ese momento en el que nos sentimos libres, seguros de nuestras capacidades y del poder que tiene nuestra mente para lograr objetivos. El corazón se siente completo y las ganas se hacen más fuertes; esa sensación que tanto cuesta vivir no es otra que la de progresar.

Sí. Progresar para mejorar nuestra calidad de vida, para sentir el valor que llevamos dentro y que nos permite crecer como personas y profesionales de manera integral. Es por esto que entidades educativas como INCAP, que desde hace 30 años ha venido apoyando a quienes buscan progresar y ser líderes en sus áreas de conocimiento, continúa formando seres capacitados para aportar también al progreso de nuestro país.

Esto ha sido posible gracias a los 24 programas técnicos laborales que están distribuidos en 7 áreas del conocimiento, siendo una institución que brinda un espacioparticipativo a sus estudiantesa través de ambientes reales de aprendizaje, donde hay cercanía con el sector productivo en el que se preparan.

INCAP tiene convenio con más de 500 empresas para dar la posibilidad a sus estudiantes de acceder a contratos de aprendizaje. Esto, gracias al reconocimiento Sena con el que cuenta la institución, una gran oportunidad que les permite vivir la experiencia laboral mientras estudian. Tiene además una bolsa de empleo que brinda grandesoportunidades a sus egresados y cuenta con procesos de internacionalización y movilidad para dar cercanía a cada estudiante con diversas empresas a nivel laboral.

Construir una sociedad de líderes enfocada en el progreso de sus habitantes, es una de las apuestas para INCAP. Que cada una de las personas que hace parte de su comunidad educativa se enriquezca de conocimientos y experiencias para crear, innovar y desarrollar proyectos de alto impacto.

Progresar va más allá de lograr un objetivo. Se trata de ver cómo nos enriquece cada experiencia y lo que significa para cada quien los frutos del esfuerzo cumplido. A veces, la sensación de incapacidad por no lograr cosas puede opacar nuestros sueños y nos vuelve conformistas o perezosos. Lo cierto es que intentar con esfuerzo y dedicación sí funciona y nos puede hacer tan fuertes como lo imaginemos.

RELATED POST