Un bebé nos demuestra que la tecnología no lo reemplaza todo