Tremenda muenda le dieron a un habitante de calle por robarse tres panes

ATENCIÓN… Increíble… Tremenda muenda se llevó un habitante de la calle que se tumbó tres blanditos de una panadería de Chapinero.

El indigente, que estaba muerto del hambre, al ver pagando los panes recién sacaditos del horno procedió a tumbarse tres con el infortunio que el acuerpado panadero lo estaba viendo y le mandó tremendo calado.

Al quedar turuleto el ñero fue golpeado posteriormente por el amasador quien no tuvo compasión para dejarlo colombinos los ojos.