¡Siempre que la preñaban se le perdía el marido!