«Sentí que hubiera podido ser una muy buena abogada»: Laura Londoño

Talentosa actriz y bellísima modelo, Laura Londoño Tapia es una de las protagonistas de ‘La ley del Corazón’. Esta antioqueña de 28 años de edad ya lleva 15 modelando y más de 10 participando en producciones de primer nivel, como la película francesa ‘Escobar: paraíso perdido’.

Su sueño comenzó hace 13 años cuando, abandonó sus estudios de arquitectura y decidió trasladarse de su natal Medellín a Bogotá para convertirse en actriz; quién iba a pensar que perseguir sus sueños le iba a permitir meterse en papeles memorables para la retina del televidente. Laura Londoño vuelve a ser una pieza clave en una producción del Canal RCN, tras su participación en exitosos productos como ‘Bloque de búsqueda’, ‘Comando Élite’ y ‘El Capo’. En esta oportunidad, desarrolla un papel fundamental en la historia de ‘La ley del corazón’ con su personaje: Julia Escallón.

Aunque está claro que es una actriz que se adapta a cualquier tipo de papel, ella misma se describe como una mujer apasionada, aguerrida e impulsiva, lo cual la hace tener una personalidad muy similar con la que la protagonista Julia Escallón resuelve sus problemas personales y gana complicados casos como abogada de la firma Cabal-Ortega-Domínguez y Asociados. Laura siempre se ha mostrado como una mujer sonriente, alegre y que imprime toda su energía en cada jornada de grabación, pues es fiel creyente de que la química que se produce entre el elenco tiene el poder de traspasar la pantalla y contagiar al televidente.

Laura Londoño decidió meterse de lleno en el papel de abogada y asesorarse con juristas expertos para apropiar los términos y entender el funcionamiento de la ley, pues tiene la convicción de que, cuando se tienen claros los conceptos, el personaje sale a flote mucho más fácil y no se vive la fácil situación de una boca repitiendo un libreto aprendido de memoria.

EL PAPEL PROTAGÓNICO

Julia Escallón es una soltera, bellísima y brillante abogada experta en derecho de familia, quien, al inicio de la historia, está a punto de casarse con Camilo Borrero (Sebastián Martínez). El día de la boda, su matrimonio se frustra por problemas del novio con la justicia, debido a un crimen cometido la noche anterior en la despedida de soltero. Esto le da a la joven jurista la oportunidad de conocer a Pablo (Luciano D’Alessandro), el otro protagonista, con quien terminará trabajando hombro a hombro en la Firma Cabal-Ortega-Domínguez y Asociados. Aunque su relación con Camilo queda en pausa por un tiempo y la cercanía con Pablo la hace descubrir que siente una atracción por él, su prometido logra salir de prisión y está dispuesto a reconquistarla.

Es una fantástica y excelente abogada, que no es neutra y de cabeza fría, sino que es muy impulsiva, se apasiona mucho por lo casos, pelea cuando siente que tiene que defender a capa y espada la justicia. En cambio, en su vida personal es un desastre: bastante torpe, no solo físicamente, sino que se enreda mucho y no sabe tomar decisiones. Su papá es un abogado muy reconocido y su mamá es una loca, de hecho, Julia parece la mamá de la mamá. Tiene ese contraste entre su vida profesional y su vida personal.

LAS PERCEPCIONES DE LAURA LONDOÑO

¿Qué tanto se parece Laura Londoño a Julia Escallón?

“Mucho, bastante. Laura es muy torpe, no tanto como Julia, porque creo que ese personaje me acentuó eso un montón, pero yo también soy muy torpe, muy apasionada e impulsiva”.

¿Cómo ha sido el proceso de apropiación del personaje?

“Al principio fue difícil, pero con el correr de las escenas se va volviendo más natural. Al principio hay que pensar mucho, sobre todo, en las cosas de abogada, los términos jurídicos, todo lo que tiene que ver con derecho. Entender la parte personal de ella, sus motivaciones, por qué toma las decisiones que toma, por qué le cuesta tanto decidir ciertas cosas que vamos a ver a lo largo de la historia”.

¿Qué fue lo que más le gusto de participar en ‘La ley del corazón?

“Me gustó mucho meterme en el mundo del derecho. Mi mamá es abogada y siempre había visto el tema de ‘ladito’, pero no me había involucrado tanto. Por momentos sentí que me hubiera gustado y que hubiera podido ser una muy buena abogada. Las escenas de las audiencias me encantaban porque se tiene que ir con unos argumentos muy claros y, además, ser muy rápido para desbaratar los de la contraparte y todo ese ‘tire y afloje’ que se da ante un juez. Toda esa experiencia me encantó”.
¿Cómo fue el acompañamiento de su mamá, que es abogada?

“Mi mamá es abogada administrativa y tiene otras especializaciones, pero no es abogada de familia. Lo primero que le dije fue ‘mamá, necesito que me consigas ya una cita con un abogado de familia’. Efectivamente, me contactó con una amiga suya y empecé a recibir unas clases de derecho exprés, tuve que leer mucho, cada vez que salía algo desconocido en los libretos la llamaba para resolver dudas. Esa fue la compañía que tuve al principio y que fue muy importante, porque después ya sabía de qué estaba diciendo cuando hablaba de sentencias e instancias. Al final, ya todo era más fácil de aprender porque mi cabeza comprendía lo que estaba hablando”.

¿De qué se acuerda y se ríe?

“Creamos unos premios entre los actores que se llaman ‘Nidia Catalina’. Cuando estamos reunidos los abogados de la firma, premiamos categorías como la mejor risa falsa y la mejor bebida de copa. Eran categorías ridículas, pero que nos hacían reír como enanos porque tenemos un elenco muy bonito, un equipo que ha aprendido a compartir y a llevársela muy bien. Yo creo que eso se nota y es evidente en la pantalla. Siempre fue muy divertido trabajar aquí”.

¿Qué le han dicho en la calle sobre ‘La ley del corazón’?

“La gente quiere ver más, dice que todos los personajes se ven muy lindos. Yo veo, sobre todo, muchos comentarios de las mujeres sobre la cantidad de guapos que hay en esta producción y tienen toda la razón. Además, hay una atmósfera hermosa con, por ejemplo, el video con Piso 21. A la gente le gusta lo que ve”.