DIARIO DE UNA VOYEUR (Maya Reynolds)

La tímida Sandy Davis tenía un vicio: al oscurecer, espiaba a sus vecinos durante sus momentos más desinhibidos. Al verlos, Sandy encontraba material para sus fantasías más salvajes. Hasta que una noche un hombre la llamó y le dijo que sabía lo que hacía y que tenía fotos que lo demostraba. Ahora le toca jugar a él. Foto: Booket